El mochi, historia de un dulce

Anteriormente en Koenso ya os hemos hablado de este postre japonés denominado daifuku o daifukumochi, se trata de un pastel de arroz glutinoso relleno de dulce, normalmente, de pasta de judías. Existen múltiples opciones y diversos tamaños, uno en pequeñas porciones y otros tan grandes como la palma de la mano.

La peculiaridad de este dulce es sobre todo, su viscosidad, de hecho, esa es su principal característica para obtener el resultado adecuado. Este dulce típico nipón, se caracteriza por ser una textura pegajosa, lo que hace que sea necesario recubrirlo por otros ingredientes como almidón de maíz. Aunque también es posible encontrarlo recubierto por azúcar glas o cacao.

Origen del mochi

En la literatura, se hace referencia al mochi parece ya reflejado durante el siglo VIII, como un manjar que solo podían degustar los nobles o bien los emperadores en actos religiosos. Durante los siglos XIII y XIV se extendió a la ceremonia del té y su consumo llegó a la sociedad.

Es un dulce con una gran tradición en Japón, de hecho tiene su propia ceremonia que se realiza en el año nuevo japonés. Nos referimos al Mochitsuki, palabra que significa literalmente machacar arroz para hacer pasteles de arroz. Y en eso consiste su día, es decir se reúnen las familias para amasar el arroz y realizar pasteles de la forma tradicional.

A pesar de ser un postre, es posible considerar el mochi en diferentes platos: para comerlos como acompañante en tallarines udon, en dulces, relleno de pasta de judías rojas o de flor de cerezo, así como acompañamiento en sopas dulces o verduras.

En otros países asiáticos como Corea, Tailandia, Birmania también es posible degustar su propia versión de pasteles de arroz glutinoso.

En Koenso, sushi take away Barcelona disponemos de diferentes versiones de mochi para que puedas degustarlo como más te apetezca. Porque comer japonés no es solo sushi.